Alejandro Gonzalez | julio 18, 2020

La cultura del miedo o la tirania del COVID-19

Madrugada-lunes-guemes
Fotografía tomada lunes 19/07 a la madrugada

Influencers de pedazos

Estamos viviendo tiempos donde la sociedad está muy agrietada, no existen líderes de multitudes sino influencers de pedazos y esto va empeorando con el miedo colectivo, una sensación que hace que las sociedades elijan y apoyen a líderes fuertes que no tengan temor de tomar medidas restrictivas para ser defendidos de transgresores y extraños. Basta con ser un buen observador para descubrir esta reacción de cientos de individuos convirtiéndose en seguidores de una persona que "tengan de referencia".

El miedo es una sensación que nos acompañará en la vida desde que nacemos y pegamos el primer llanto por lo desconocido hasta que morimos. Se trata de esa angustia que sentimos cuando nuestro cuerpo nos avisa puede sucedernos algo malo como es el caso de ser contagiado por coronavirus y padecer la ruleta rusa de ser uno de los enfermos graves. Por ejemplo los habitantes de "la capital de Kenia, Nairobi, se están refugiando en áreas rurales con la esperanza de esquivar la pandemia de coronavirus y evitar las dificultades financieras en las ciudades", según lo indicado por la Agencia Anadolu, mientras que en nuestra provincia se optó por no permitir el tráfico interdepartamental o reducirlo a su mínima expresión.

Multar lo que se teme


No obstante en relación a las medidas tomadas por el gobierno de Córdoba para castigar a los cordobeses con el nuevo "Régimen Sancionatorio Excepcional. Emergencia Sanitaria. - COVID19" para reprimir a "toda persona humana o jurídica que incumpla alguno de los Protocolos de Actuación, Disposiciones y Resoluciones del Centro de Operaciones de Emergencia Central (COE) dentro del territorio de la Provincia de Córdoba," con multas bastantes infladas, la ciudadanía no lo mira muy bien que digamos ya que no se está protegiendo de agresiones externas que es lo que realmente pasa sino atacando a los internos. 

Quedando en evidencia que la política implementada para seguridad sanitaria responde al miedo que los responsables del estado provincial tienen que la pandemia se desmadre al regular las conductas de los individuos y no apuntar a la prevención y contención de cientos de vehículos de carga y particulares desde provincias donde el coronavirus se ha multiplicado exponencialmente traspasando las fronteras provinciales. 

Lo cool no quita el COVID-19


Por otra parte cientos de bares y restaurantes han sido abiertos con un protocolo que muchos dueños de Güemes -la zona cool de la noche- transgreden a simple vista, al ver las centenas de autos estacionados por cuadra hasta altas horas de la madrugada y los grupos de jóvenes reunidos o caminando así lo demuestran. Los inspectores municipales se los ve en su Siena pero pareciera que su reloj se ha detenido a las 23. Pueden tener la lista de nombres, direcciones y DNI pero ¿y que si asiste un asintomático de COVID-19?. Más aún sabiendo que la OMS ha advertido que el virus es aéreo. ¿Cuantos cientos se contagiaran indirectamente?.

En fin las multas no quitan ni amparan de las consecuencias legales, ni devuelven los muertos a la vida aunque si le quitan seriedad e importancia a los temas de gravedad al darle una relevancia económica y recaudatoria que solo sirve para tiranizar a los de abajo al igual que en el medioevo.




1 Comentario

  1. La foto que ilustra este articulo puede ser acompañada por otras donde se ve jovenes tomando en la cañada. Grupos de cuidacoches tomandose su birrita, amigos abrazandose. ¿Esta mal? No, sino estuvieramos en tiempo de pandemia con el riesgo de matar a miles de ancianos. Córdoba ya llega a los cien casos por dia y de ahi a que esto se convierta en un cementerio hay un solo paso. Si tenemos en cuenta que los contagios son un 10% diario.

    ResponderEliminar